Publicidad off line

Tiempo de oración

Lucas 5:15 dice de Jesús que “su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle…”

El boca a boca sigue siendo uno de los medios más efectivos para dar a conocer un producto o una persona. La gente buscaba a Jesús, querían estar junto a él porque sabían que él sanaba y solucionaba sus problemas. La preocupación de Jesús no era darse a conocer a las multitudes sino más bien lo contrario: (Lucas 5:14) “Él le mandó que no lo dijese a nadie”.

En los tiempos que vivimos parece inadmisible la idea de no usar los medios de comunicación para promocionar o comunicar la fe que tenemos. Las telecomunicaciones se han convertido en un instrumento “¿indispensable?” para la propagación del evangelio. Tenemos el deseo de alcanzar al mayor número de personas, de impactar el mayor número de vidas y, sin embargo, a pesar de todos los medios, no logramos los resultados esperados.

¿Cuál fue una de las claves que usó Jesús para ser efectivo? Dice Lucas 5:16 “Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba“.

He de reconocer que si algo me cuesta es: apartarme de la actividad y pararme en un lugar en donde nada ni nadie me moleste para dedicar tiempo a la oración. Y, sin embargo, por difícil que me parezca, necesito hacerlo para conocer cuál es el siguiente paso que Dios me está pidiendo.

Jesús se apartaba para hablar con el Padre. Se comunicaba con él en la intimidad. Por el contrario, cuando estaba en público no solía orar sino obrar. En este pasaje sana a un leproso simplemente diciéndole “quiero, sé limpio”. Nada de campañas, ni aspavientos extraños, ni llamados al frente. Tan sólo un “quiero, sé limpio”.

Juan 15:16 dice que Él nos ha elegido para llevar fruto, fruto que permanezca; y para que todo lo que le pidamos al Padre en Su nombre, Él nos lo dé”.

Sus propósitos están claros. Él cumplirá su parte y… ¿Nosotros?

Fuente | Imagen.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry