Como levantar un liderazgo juvenil saludable

Conozco cual es el sentimiento que algunos lideres o pastores juveniles llegan a padecer cuando repentinamente Dios comienza a utilizar cada vez más a un chico o chica de su ministerio.

Ese sentimiento al cual me refiero se llama MIEDO; y creo que muchos de nosotros en algún punto de nuestro liderazgo lo hemos experimentado.

Es miedo a la idea de que esta persona nos desplace, miedo ha que decrezca nuestra influencia, miedo ha que ya no seamos indispensables… miedo ha otras tantas cosas, etc.

De hay que como lideres tenemos dos opciones (o formas de reaccionar ante este miedo). Una mala o otra idónea. La opción mala seria que el líder saque a este joven o señorita de su camino, que se ponga en enemistad con el o ella, que lo desprestigie ante el grupo, o que trate de frenarlo colocandole cada vez tareas menores a las que su talento puede hacer, etc.

Eso en lo personal no lo recomiendo pues si actuamos así lo que provocaremos es que una gran bendición de Dios para nuestra vida, la vida de nuestros jóvenes y para el ministerio se detenga.

Si tienes miedo porque hay alguna chica o chico en tu ministerio que Dios comienza a utilizar, te recomiendo que escojas la opción idónea la cual tiene  relación con el acróstico AMADO. Pues creo que así se debería sentir tu joven, AMADO.

  • Acompañarlo(a).
  • Motivarlo(a).
  • Aconsejarlo(a).
  • Darle su espacio.
  • Ora por el o ella.

Al final amigas y amigos creo que si Dios comienza a utilizar a alguien debemos procurar ser de apoyo para esa persona y no una piedra de tropiezo.

Así que, si eres un líder o pastor juvenil y estas lidiando con esta situación te animo a que tomes la decisión correcta. Has que se sienta AMADO. Y quien sabe, quizás en un futuro no muy lejano te sentirás muy bien sabiendo que Dios te uso para ayudar a una persona que ahora esta bendiciendo a muchos personas.

Que el Señor te bendiga y te utilice para levantar a más lideres. Feliz día.