La obra del Espíritu Santo en 1 Corintios


Al estudiar la obra del Espíritu Santo en la primera carta a los Corintios nos encontraremos con que el Apóstol Pablo en más de una ocasión recordó a los corintios <una iglesia con apariencia de ser muy espirituales pero que llevan una vida carnal> como el Espíritu Santo había sido envía para ayudarles a vivir una vida la cual fuera agrada a Dios.

En estas notas se examinaran algunos pasajes los cuales en dicha carta hace la mención a la obra del Espíritu Santo entre los corintios.

1 Corintios 2:4-5.

“No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios.”

Al ver estos versículos debemos ir unos cuantos versículos atrás, esto para entender a lo que el Apóstol se refería cuando dijo: <que no les hablo ni les predico con palabras sabias y elocuentes>. En el capitulo 1 versículo 21 dijo: “ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen”.

De hay que se puede decir que Pablo no le hablo ni le predico a los corintos con palabras sabias y elocuencia, como probablemente lo estaban haciendo los falsos maestros. Sino con demostración del poder del Espíritu, esto por el hecho de que el entendía que esa era la manera que el Señor había elegido.

Con esto se pude decir que la predicación de Pablo se realizaba en dependencia del Espíritu Santo, siendo el quien capacitaba y confirmaba al predicador, en este caso Pablo. Algo muy diferente a los que predicaban con palabras sabias y gran elocuencia los cuales podían caer en el error de pensar que la persona se había acercado a Dios debido a su talento o habilidades. Hágase la salvedad en este punto que esto no quiere decir que Pablo como orador no haya sido elocuente.

Gramaticalmente se ve en este pasaje que existe un contraste entre la predicación cuya confianza esta en la sabia y elocuente (la cual utilizaban los falsos maestros) y la predicación con demostración del poder del Espíritu (la cual usaba Pablo).

Algo que también se puede observar es el propósito por el cual el Apóstol predicaba de esa manera. Era para que la fe de los corintios no “dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios.

En el propósito por el cual Pablo predicaba con demostración del poder del Espíritu gramaticalmente encontramos un contraste, esta ves se contrasta fe cuya dependencia es de en la sabiduría humana y la fe cuya dependencia es del poder de Dios. He aquí que Pablo también les estaba recordando a los corintios en quien debería estar puesta la fe de ellos (en Dios).

Finalizando esta sección hay que destacar que el texto no nos dice que tipo de demostración del poder del Espíritu eran las que se presentaba en la predicación de Pablo.

1 Corintios 2:10-16.

(10) Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios. (11) En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del *ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. (12) Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido. (13) Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que expresamos verdades espirituales en términos espirituales. (14) El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. (15) En cambio, el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie, porque (16) «¿quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo?» Nosotros por nuestra parte tenemos la mente de Cristo”.

Al llegar a esta parte el lector se encuentra con que el Apóstol habla a los corintios haciendo énfasis sobre la obra del Espíritu Santo en la vida de cada creyente.

En esta sección Pablo dice a los corintios que Dios ha revelado el misterio de su sabiduría, una sabiduría que ha estado escondida y que Dios a destinado para nuestra gloria desde la eternidad. Mediante el Espíritu “pues” el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios.

Tal como dice el Apóstol Pablo nadie conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu. De la misma forma nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. De hay que la revelación del misterio de su sabiduría (hablando de Dios Padre) solo puede venir al hombre a través de su Espíritu.

En estos pasajes también encontramos que Pablo compara y contrasta los pensamientos de Dios, con los pensamientos de los hombres (lo cual ya comentamos); también al Espíritu de Dios con el Espíritu del hombre; también el Espíritu del mundo, con el Espíritu que procede de Dios; y por ultimo la sabiduría humana y la que enseña el Espíritu.

De hay que a lo anteriormente mencionado Pablo comienza a dar su conclusión esto en el versículo 12 cuando dice: “Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.

Versículo 14: Y es que según Pablo la persona que no tienen el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues (la razón, de ello es que) para ellos (las personas) es locura.

No la acepta (la persona) porque no puede entenderla, y no puede entenderla porque esto hay que discernirlo espiritualmente. Por otro lado el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no esta sujeto al juicio de nadie.(v. 15).

1 Corintios 3:16-17.

“¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? (17) Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo.”

Profundizando un poco en estos versículos se puede ver que tienen relación con el versículo 3 del mismo capitulo. El cual dice: “pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente *humanos?”.

El versículo 6 se esta refiriendo a la comunidad (la iglesia de corinto) la cual esta formada por personas creyentes que a su vez conforma el templo de Dios.

A las cuales Pablo hace el llamado (1) que recuerden que el Espíritu Santo habita en ellos, por lo tanto la clase de problemas que se narran en el v.3 deben ser cortados de raíz, y (2) en caso de no seguir dicha indicación la cual es no procurar “destruir el templo de Dios” el cuales son personas de su comunidad. Deben saber que la consecuencia de su desobediencia y necedad sera que Dios mismo tratara con ellos.

1 Corintios 6:11.

Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido *santificados, ya han sido *justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

En la sección de los capitulo 6 del versículo 11 Pablo toma el tiempo para confrontar a los corintios en una practica que esta haciendo la cual no se ve para nada bien.

Dicha practica es que, cuando surge un problema dentro de la iglesia de corinto en lugar de buscar consejería y juez dentro de la iglesia. Muchos de los creyentes están presentando sus cargos a las autoridades de la ciudad, algo que al Apóstol no le ha agradado y por lo tanto los amonesta.

El versículo 11 viene a ser la conclusión de dicha exhortación. Pablo le dice a los corintios que aunque en el pasado hicieron cosas que no agradaban a Dios (v.9-10) ahora es diferente.

Es diferentes porque ahora ellos a través de la obra de Cristo en la cruz del calvario han sido santificados y también justificado. A demás tiene en ellos al Espíritu Santo quien les ayuda a través del proceso de santificación.

Según el texto griego lo que Pablo dijo al los corintios fue: (Ustedes) fueron lavados, limpiados; (también) fueron santificados, (a demás) fueron declarados rectos en el nombre de el Señor.

1 corintios 6:19-20.

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; (20) fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.

En los v.19-20 nos encontramos con una exhortación que Pablo realiza a los corintios en contra de la inmoralidad sexual la cual como se puede ver dentro de la carta era soportada en cierto grado dentro de la iglesia de corinto.

Pablo los exhorta haciendo hincapié en los siguientes puntos: (1) Por el hecho de haber sido comprado por precio el cual es la sangre de Cristo (v.20). Los corintios deberían vivir una vida que diera honra con su cuerpo a Dios. (2) Debido a que fueron comprados por precio (la sangre de Cristo); ellos ya no son sus propios dueños, sino propiedad de Dios. Y por lo tanto se han convertido en morada del Espíritu Santo.

Bueno amigos y amigas espero que esta primera parte de este estudio sobre la Persona del Espíritu Santo les haya sido de mucha bendición.

Saludos.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

  • cesar david vela alamo

    bendiciones
    es cierto q twenemos q velar por la integridad del tyemplo donde habita el espiritu santo por q fuimos renovados por el
    y es quien dia a dia nos ayuda a vencer toda asechansa maligna
    fue muy bueno leer estos temas en relacion al espiritu santo
    DIOS bendiga con sabiduria desde los altos de los cielos y use sus labios para beneficio de la iglesia y de su persona

    ngracias por ls palabras